domingo, 21 de febrero de 2016

Paloma Blanca - Poema XII -



Ambiente surrealista, escalinatas mohosas,
calles angostas, esquinas minúsculas,
edificios mordidos, caminos de cristales,
mercados abusivos, grandes y pequeñas urbes transitadas.


Lloviznaban perlas de ilusión;
cayeron, se deslizaron, se fundieron con sueños irresolutos,
sobre un suelo, rendido a las pisadas,
donde se cobijan los andares errantes de la humanidad.


Una voz, tono a tono,

palabra a palabra,
en silencio y con suavidad
desgañitaba una garganta, exclamando libertad.



***

Por las lineales y angostas calles
rezumó la esencia de la ausencia de un amor.
Por las amplias y sublimes avenidas
manaba la clave de una pasión: la liberación.

***


Entorno milagroso, Blanca Paloma
mensajera, anunciabas cambios;
nadie quiso enterarse, a nadie le importó
hasta que la luz brilló.


Viejas libretas tintadas de palabras
azul oscuro, libros violentos, historias crueles,
recuerdos del pasado, de sentimientos encontrados
en dos corazones curtidos, por el estacazo de la soledad.



***

Una voz, una nueva voz, en el tiempo
con tonos calientes,
incitada por un pequeño café humeante,
mezclado, mulato, humedecía una garganta y clamaba equidad.

***

Dos voces, se unieron; tío vivos y montañas rusas,
ruletas de la fortuna, noches amargas entre sábanas trasparentes,
alfileres de desesperanzas, agujas etéreas que recreaba dolores, que brindaban impotencia
sobre rieles enlutados por la inmoralidad.

Santos espíritus, hermanos fraternos;
llantos henchidos de lloros, de angustias
que se empiezan a derretir en el resguardo,
que se ofrecen dos corazones.


***

Lágrimas sin llantos, besos que muerden la saliva,
saliva que suspira con ansía
una cariñosa sonrisa que besar;
besos de liberación,... por amor.

***


Mi mirada quedó tendida,
rendida a la estela de la contemplación.
buscando el misterio,
el enigma en la mujer.


Su mirada quedó embelesada,
sumida en la huella de su pestañear,
de su observar triunfador,
de su canal de emoción.


Mis manos la rodearon,
las suyas me rozaron;
una cintura se estremeció,
un torso masculino se cubrió.


Sus parpados se entornaron,
mi mirada se perdió, sus ojos se abrieron,
un beso, con ojos cerrados, me dio
y un solo corazón, el de los dos, se estremeció.


Un poema brotó, como la arcilla que cobra vida en el torno,
como el libro añejo en el que con tinta indeleble se lee lo que antaño con sangre
se escribió, y se selló
con un beso nocturno, con mucho amor los labios de una flor.


La historia continuó,
entre brazos y caricias,
entre silencios y conversaciones, …
en una habitación.


Juanjo Sánchez © All rigths reserved
21 de febrero, 2016

viernes, 19 de febrero de 2016

Reencuentro

Hoy amaneció tras los montes y se inundaron de luz los prados. Recibí la llamada de un viejo amigo, uno de esos que hacía quince años que no veía pero, como sólo ocurre con los amigos de verdad, desde el mismo momento de comenzar a hablar, hemos sentido que retomábamos aquella conversación de hace década y media, como si el tiempo no hubiese transcurrido, como si nos hubiéramos quedado detenidos allá, en aquel momento en que nos despedimos, para volvernos a encontrar hoy. Cuando notamos esa sensación, es porque llora un sauce a nuestro lado, besando la tierra sin lamento sino, más bien, reconociendo la dicha, la suave caricia del recuerdo embelesado por los años. 

Nos hemos contado las penas y alegrías que nos han salpicado en este tiempo, desplazando las nubes grises, empujándolas con la brisa de las buenas vibraciones hasta descubrir un mosaico de cielo azul en el cielo, apenas un retazo del cielo azul que una vez conocimos... pero sigue siendo azul y eso es lo que importa. Mi amigo me ha hecho un regalo valiosísimo. Me ha entregado, sin pedirlo, sin costarle lo más mínimo, esperanza. Me ha regalado una poderosa pócima contra cielos encapotados, me ha mostrado que el sol (débilmente a veces) siempre quiere mostrarse desde detrás de los montes para que, en su intento, lleguen hasta nosotros sus destellos amortiguados entre la sombra que ofrece la arboleda diaria... y debemos corresponder.

Mientras le oía hablar le imaginaba siendo niño, flacucho, muy tímido y agradecido siempre por el más mínimo trato amable. Ahora me hablaba un señor que apenas recordaba a aquél. Con una fuerza de carácter forjada sin duda tras recibir infinidad de golpes durísimos que hay que saber encajar, con una energía no apta para cardíacos ni muertos en vida, cargado de positivismo y borracho de amor, enarbolaba las frases con la cadencia propia de los que han salido airosos tras batirse en duelo con la muerte ataviada de dragón o de aterciopelada dama, quizá. Un hombre nuevo, sí. Pero tras todo eso seguía allí mi amigo.

Querido Juan José, cuando leas esto, quiero que sepas que te doy las gracias y mi enhorabuena. Tu llamada ha sido como el canto del gallo cuando las primeras luces, rompiendo el silencio matinal desde el hórreo verde y blanco. Ha sido como una oración en medio de la desolación. En estos tiempos en que tanto he escrito contra políticos, contra la crisis, siempre contra algo o alguien... hoy tú me has inundado de paz, colega. 

Ya se tiñen de color los prados en verde aterciopelado, maizales vestidos de verde, verdes manzanos, eucaliptos esmeraldas, brisas cargadas de aromas mentolados. Y en esos matices de chavales jugando al fútbol, imaginando, saliendo, entrando, riendo y llorando... dos hombres que fueron niños, dos niños que soñaron ser hombres.

Gracias, Juan José, por seguir siendo único. Gracias por permitirme experimentar la gracia de contemplar la vida allí... donde llora el sauce y besa la tierra.





"Reencuentro" By Joaquín Ferrá Mojica - Escritor -. Reposición de una entrada publicada, en un Blog desaparecido, el 19 de abril de 2010 y propiedad del mismo autor titulado "Catedrales de Viento". © All right reserved 

Entrada en este espacio AUTORIZADA.
Maqueta y publicación: Juanjo Sánchez



miércoles, 3 de febrero de 2016

Daniel Jerez Torns - Entrevista. Reposición mejorada -

Nacido del amor de un Cañailla, por lo común llamados así a los habitantes de la Isla de San Fernando en Cádiz, y una catalana de pura cepa nace en Barcelona Daniel Jerez Torns escritor y psicólogo científico que de pequeño creía, cuando veía ondear las banderas de la comunidad autónoma catalana, ser el protagonista del día nacional, el mismo día en el que, año tras año, celebraba en familia su cumpleaños, el 11 S. Años después fue consciente de las circunstancias socio-políticas que rodean a la nación catalana y que esa celebración, más allá de un cumpleaños, era la conmemoración centenaria del día de la Diada: el día de la celebración de un pueblo con sentimiento nacional.

Un científico, un psicólogo, un escritor de novela histórica, un experto prevencionista, un enamorado de su familia, un padre orgulloso, un marido leal a los valores recibidos, un hombre intrépido y fiel a la familia confiesa estar lleno del amor de un hogar al que define por sus recuerdos como: "el retrato más maravilloso de la década comprendida entre 1975 y 1985." Daniel Jerez un descendiente de sangre andaluza por parte de padre y sangre catalana por parte de madre es partidario de una sociedad política más humana, de un sentimiento universal donde la educación de generaciones futuras sea la base de una confraternidad de hermanos llenos de amor, de ese amor que llenó su infancia y juventud, de ese mismo amor con el que hoy sus hijos aprenden.

De padres hogareños es el pequeño de una familia con cuatro miembros: Luis Carlos y Marisa, sus padres y Mónica, su hermana mayor.

Daniel recuerda con nostalgia su Mazinger Z, ese juguete que disparaba sus puños y defendía a la humanidad de la destrucción. Recuerda como jugaba por las tardes en el ambiente familiar a los Juegos Reunidos, y el cómo consiguió con su propio dinero sacarse el carnet de conducir.

Mi padre siempre me decía que la vida no regala nada. El siempre me ayudó pero nunca me facilitó, más allá de los consejos, la educación y el aprendizaje, el conseguir lo que deseaba, lo que quería y lo que necesitaba. Recuerdo como tuve que conseguir el dinero para obtener el carnet de conducir. Lo tuve en base a mi esfuerzo y trabajo."

       
*******

Daniel Jerez Torns ¿Quién es este personaje que lo mismo escribe novela histórica, hace una evaluación de riesgos, un plan de emergencia, filosofa o analiza e investiga, en el área de la teoría y su aplicación con el conocimiento científico de un psicólogo?

¿Quién soy? ¡Buf! Soy psicólogo. Diplomado en psicología. Nunca he ejercido. La verdad: en aquella época fue un boom la carrera. Muchos universitarios se decantaron por ella y después de acabarla en el año 1999, en mi caso, para buscar dinero me decanté por lo que iba saliendo, hasta que hice el postgrado en Prevención de Riesgos Laborales especializándome en psicosociología aplicada. Desde ese momento si que ya encontré mi nicho de mercado en aquel momento. 

Desde entonces no te ha faltado trabajo…

No, no me faltó trabajo… Aunque estuve en dique seco. Mi periodo, después de muchos años, en el Grupo Husa finalizó. Fui responsable de Prevención en el antiguo Hotel Ritz, hoy día Hotel Palace de Barcelona y hoy, desde agosto del 2015 soy Director del Departamento Técnico de Cardioguard, servicio integral de Cardioprotección.

Precisamente el mismo hotel protagonista de tu última novela junto a Albert Einstein.

Pues sí.


Esteve Terradas i Illa era un fuera de serie. Siendo Doctor en Ciencias Exactas y Ciencias Físicas además, entre múltiples profesiones llegó a ser Ingeniero Industrial, Ingeniero de Caminos, Canales y Puertos, Catedrático de Física matemática, miembro numerario de la Real Academia de la Lengua Española, miembro de la Real Academia de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales, de la Real Academia de Ciencias y Artes de Barcelona e incluso, miembro de Honor de la Real Academia de Medicina de la ciudad condal. Sus nombramientos pasaron desde Doctor Honoris Causa en Universidades de Francia, Chile y Argentina hasta Presidente de la Sociedad Astronómica de Barcelona, entre infinidad de reconocimientos.

Terradas fue un personaje tan destacado que Einstein dejó en su diario que este señor fue una de las seis personas más inteligentes que él conoció. Einstein vino a Barcelona gracias a él en 1923. Se alojó en el Hotel Ritz lugar donde se desarrolló la cena ceremonial de bienvenida del científico alemán de origen judío.

Este libro lo has financiado por medio del micro mecenazgo y con la editorial Llibres a Mida. ¿Tuvo que ver que trabajaras en el mismo hotel para grabar el vídeo promocional en él?

Primero decir que la grabación del vídeo promocional del libro, y que se puede ver en esta entrevista, fue grabada por Jaume Martí, un muy buen amigo que se dedica al mundo del cine. El tuvo el I Premio Gaudí  al mejor montaje por la película “Transsiberian”. En segundo lugar elegí el hotel porque es el hotel donde se desarrolla la trama, no por que trabajara en el.

¿Qué es de obligación destacar de tu nueva novela?

En especial, la posibilidad de conocer una figura tan interesante y e importante como Esteve Terradas. También creo que para el lector será atractivo descubrir edificios de Barcelona poco conocidos, como la Real Academia de Ciencias y Artes de Barcelona, la Biblioteca Arus, el Institut d’Estudis Catalans.

Pero lo más destacado, y con lo que he disfrutado más, es la mezcla de realidad y ficción.

Cambiando de registro ¿Cómo ves la PRL en España hoy día?

El problema es que la prevención se ha vuelto un asunto burocrático, por encima de lo que debe de ser. Se ha ahogado. Las empresas comienzan a deshacer departamentos de prevención con el fin de reducir personal y esto no es lo más acertado. Es lo que me ha ocurrido mí. Me he visto con un despido a causa de una reestructuración de plantilla. Una cosa es que no sea necesario un departamento de prevención desde el prisma legislativo y otra cosa es, que sí lo sea para evitar riesgos. Es sentido común por la seguridad de tus trabajadores y lo contrario, lo que está ocurriendo, un despropósito.

Es decir, si reducen personal en los departamentos preventivos se puede pensar en que las empresas acabaran pensando, sino lo hacen ya, en la externalización de los servicios preventivos.

Por múltiples motivos la externalización, que es un sistema que no incumple con la normativa, no refuerza la prevención y hace que la eficacia en la misma decaiga.

Cuando se ve que los trabajadores no le dan importancia que hay que darle a la prevención de riesgos, por que no creen en ella, se percibe que no se ha conseguido el objetivo de la norma: la concienciación y aprendizaje. Es igual con el caso de los mandos intermedios, los jefes y los miembros de la dirección hasta llegar al Gerente General de la empresa.

La realidad de los accidentes y las enfermedades debe de ser erradicada por medio de la lucha, el esfuerzo y por la implicación de todos los integrantes de la cadena de producción desde el propio Director General hasta el último eslabón de la cadena, y a la viceversa.

La concienciación hace que la actitud y el comportamiento sea diferente.

¿Crees que la sensibilidad se nota más en otros países?

¡Por supuesto! Hay países en los que la sensibilidad está más acentuada. Tienen menos documentación y las acciones preventivas responden a mejores resultados. Se trata de realizar evaluaciones funcionales y no documentaciones extensas que aburren y, de hecho, dejan de ser prácticas. 

Hay veces que la Inspección de Trabajo si ve evaluaciones de pequeño grosor desconfían y exigen mayor contenido, aunque no sea necesario y en dichos documentos se reflejen los todos los riesgos y medidas a adoptar. Quizás sea que el hábito que los técnicos hemos tenido, quizás viciados por las obligaciones de las directrices de nuestras empresas, hayan provocado que las evaluaciones, en la mayoría de los casos, sean infumables.

Sin querer provocar un desinterés en perjuicio de la prevención de riesgos quiero preguntarte, ¿crees que las enfermedades profesionales y los accidentes de trabajo llegarán a desaparecer? 

No creo. Siempre habrán porque aquí en España hasta que no tienes la enfermedad no se ponen medidas. Si el equipo de protección debe de ser el de tipo A, por poner un ejemplo, aquí se usa el tipo C. Este tipo de filosofía de: Si podemos ahorrarnos un poco, nos lo ahorramos, aunque pueda ir perjuicio, lo hacemos. Pero tranquilos: “No pasará nada”. Y luego pasa. 

Ahí está el caso de los equipos de protección usados en el caso del Ébola.


Aunque en general estas medidas ineficientes son protagonizadas por las empresas, la desidia también la vemos en el trabajador. 


La falta de concienciación, las cortinas de humo que se van creando en torno a las causas de los accidentes y a los orígenes de las enfermedades son ocasionadas por el carácter ineficiente de la políticas preventivas de las empresas y por la voluntad de aprendizaje y concienciación individual del trabajador. 

No podemos centrarnos solo en la fractura preventiva que se provoca por la indiferencia empresarial, la falta de solidaridad del trabajador con su empresa también es causa del paisaje preventivo que estamos observando. Y con esto no digo que el caso del Ébola sea consecuencia de Teresa Romero, todo lo contrario, su caso es una obviedad de la necesidad tan acentuada que se precisa.


Entonces, ¿la formación que se le da al trabajador no es la adecuada?

La verdad es que debe de dar un giro. El trabajador no acaba de verla como un derecho y solo la siente como algo imperativo. No el caso, repito, de Teresa, en general la formación está muy mal planteada y estructurada.


¿No crees que antes de formar al trabajador habría que formar y concienciar al empresario, obligándole a pasar ciertos controles de calidad en su formación para poder ejercer como empresario? 



Claramente, el primero en recibir formación y concienciación en prevención debe ser el empresario. Estaría bien que si alguien fuera a abrir un negocio o una empresa, entre todos los papeleos a presentar, estuviera el de certificar que se ha formado en Prevención de Riesgos Laborales Nivel Básico como mínimo.



¿Que conclusiones sacas del proyecto en el que hemos participado dentro del equipo de trabajo que AEPSAL ha montado para el proyecto de Seguridad Vial, realizado para Fundación Seguridad Vial de Fremap: “Analisis comparado de la siniestralidad laboral vial 2003-2012”?


He terminado de datos y números bastante saturado. No te voy a decir hasta donde he acabado. Eso sí, sí que hay ciertas variables que llaman mucho la atención en cuestión del perfil de las personas: edad, sexo, franjas horarias etcétera. Hay detalles que ofrecen muchas diferencias y datos curiosos.

¿Crees que el coordinador del proyecto ha acertado en la estructura del estudio realizado? 

La categorización realizada por Josep Orrit, Presidente de la Asociación de Especialistas en Prevención y Salud Laboral, ha sido muy buena. Diría que excelente. Ha sabido diferenciar ciertos tipos de accidentes viales dentro del ámbito laboral en categorías en las que a mí no se me hubiese ocurrido, y en las que no siempre se ha profundizado.

¿Cuáles son esas categorías?

Accidentes laborales de tráfico en jornada (ATJ), accidentes laborales viales en jornada que no son de tráfico (AVJnoT), accidentes laborales de tráfico in itínere (ATiT) y los accidentes laborales in itínere que no son de tráfico (AiTnoT). A demás, se han analizado las variables de sexo, de grupos de edad, nacionalidades, sectores económicos, situaciones profesionales, tipos de contratos (asalariados), días de la semana del siniestro, las horas del día, las horas de las jornadas laborales y los accidentes in itínere – ída y vuelta al trabajo y al domicilio –.

¿Las administraciones públicas deberían cruzar más datos entre ellos? Me explico, por ejemplo, Dirección General de Trafico realiza acciones de investigación en accidentes sin tener presente si el accidente, ocasionado, ha sido a causa de deficiencias en las medidas preventivas de las empresas de los accidentados o de las circunstancias del trabajador, a veces sin tener presente si el accidentado está en horario laboral, en situación in itínere o in misión ... etcétera. Y así una larga lista de factores que las autoridades de tráfico no valoran y no dejan testimonio en sus denuncias e investigaciones del accidente…

Sí, por su puesto debe de haber una unificación. Las variables del parte de accidente laboral y el de tráfico deberían de ser las mismas. Lo normal es que se trabajen al unísono. 

¿Qué te a aportado el haber sido Director de la Revista Prevencionista de AEPSAL y a su vez seguir formando parte de la Directiva Nacional de la asociación?

Muchas cosas, mucho estrés, el aprendizaje que he recibido de la gran cantidad de gente capaz de compartir y de trasladar buenas prácticas preventivas. Gracias a esos profesionales con los que he contactado y a los que, en muchos casos, he conocido y a los que le agradezco el trabajo conjunto he ampliado horizontes. En definitiva muchas experiencias, muchas ilusiones vividas y muchas satisfacciones. He de destacar a Josep Orrit.

¿Acaso es un tópico eso de que los "psicólocos" tengáis el estigma de ser mal vistos desde el punto de vista de no estar centrados? Perdone usted el término usado y pido disculpas de los profesionales del ramo, aunque hay que reconocer que algunos...

Por supuesto que es un tópico. A las dos preguntas anteriores decir que ni una cosa, ni otra. Ya te he dicho antes que fue una decisión llevada por la moda de la carrera y también por influencia de las notas de corte que otras carreras ofrecían. Después de salir de COU las notas me permitieron entrar en psicología. Pensé estar un año y luego cambiar de carrera pero comenzó a gustarme y comencé a aprender bastante. Al final acabé diplomándome como Psicólogo. 

Un psicólogo ¿Tiene creencias religiosas?

Hablo por mí. Yo respeto con profundidad las creencias que puedan tener cada persona. Las creencias religiosas a veces son necesarias. Tolero todas las religiones aunque no las comparta. Entiendo que las personas necesiten creer en algo. 

¿Qué creencias tienes entonces? ¿Crees en el poder de la mente?

Hay tres autores que cambiaron la perspectiva y la visión del control que queremos tener sobre las cosas. Galileo Galilei primero dijo que la tierra no era el centro del Universo y por consiguiente se comprendió que la tierra no es lo que mueve todo lo que nos rodea. Luego Darwin dijo que venimos de una evolución y no de un Dios. Y después Freud dijo que el inconsciente es el que, por detrás, nos influenciaba.

Yo creo bastante que todo lo mueve la ciencia, la física en concreto.

¿Hay algún hilo que llegue a mover todo?


No lo creo. No creo que exista una conciencia capaz de dirigir a las personas y al universo.

¿Qué me dices de esos espectáculos en el que se doblan las cucharas con el poder de la mente?

¡Energía!


¿Qué te emociona?



Lo sencillo. Una tarde de lluvia. Un paseo por la montaña. Un café con un amigo. Tengo incluso esa lágrima ajena, soy bastante emocional.


*******

Daniel Jerez queda atrapado por el recuerdo de las figuras de sus abuelos. Del abuelo paterno recuerda sus últimos años de vida al cuidado y cría de pajarillos. Recuerda sus jaulas y el revoloteo de una libertad aprisionada y alegre como las alegres canciones que se entonaban tras las rejillas. Recuerda también a su abuelo materno, ese que ya de muy mayor en su regazo le hacía cosquillas. Una persona que siempre estuvo vinculada al mundo de las imprenta y la editorial. ¿Y que decir de sus abuelas? La materna una señora muy catalana, muy cariñosa y amable; la paterna desconocida para él, su abuelo enviudó de joven.


Apasionado por la literatura enaltece la figura de quien fuese su profesor de literatura, D. Charles, persona que le inculcó la pasión por la escritura, por el vehículo con el que trasladar al mundo sensaciones, experiencias, pensamientos, sentimientos, emociones y conocimientos. 


El escritor Daniel Jerez nace con la poesía para, tiempo después, dedicarse a escribir relatos cortos y acabar en la Novela Histórica, de Misterio y Negra. Lector empedernido destaca de su biblioteca la obra: “El nombre de la rosa” de Umberto Eco

Autor de “El Alcabucero Nº 61” destaca de esta, su primera novela publicada, los hechos históricos que envuelven la ficción que, el mismo, crea de la nada sobre el desnudo tablero de juego construido por su imaginación. Tablero de juego que al lector le transporta al 17 de Julio del 1642, fecha en la que 61 arcabuceros de Yecla, municipio del Altiplano de Murcia y lugar de ascendencia de su señora, fueron enviados al extremo norte de la actual provincia de Castellón: al municipio de Vinaroz, para detener el avance francés. Un soldado, el número 61 encargado de conseguir y salvaguardar un artefacto capaz de cambiar el curso de la humanidad, este construido por Galileo Galilei, es el protagonista. Una novela en la que la trama que se desarrolla en Yecla se mezcla, envuelta en un aire de misterio y asesinatos, con sus fiestas: la de la Purísima Concepción, La Inmaculada, Blaise Pascal y Galileo Galilei. Una trama donde un añejo prevencionista precede a la actual Ley de Prevención en España.


Seguidor de Henning Mankell y del personaje ficticio Kurt Wallander explora los inescrutables terrenos de los enigmas que los personajes de ficción aportan a la creatividad del lector y a la fantasía que se despliega en la mente del escritor.


Aunque “Fórmula Terradas”, su obra, es una continuación del “Alcabucero Nº 61”, nada tiene que ver con la historia original de esta, salvo los mismos personajes los cuales se encuentran con nuevos retos y misterios por resolver.


Optimista, confiado en sí mismo y en sus capacidades; meticuloso, repleto de valores, ordenado, aventurero, deportista, amante de sus hijos y de su mujer es un personaje feliz que experimenta la felicidad al cien por cien, gracias a los consejos de su compañera, como el mismo dice, su otro yo, no su otra mitad, sino su complemento. 

Culé por convicción, de esos que en el antiguo estadio de fútbol catalán mostraban sus culos desde las gradas,desea experimentar una caída al vacío: en paracaídas.


Juanjo Sánchez ©

Original octubre, 2014
Reposición febrero, 2016












lunes, 1 de febrero de 2016

Soñé... - Poema XI -


Soñé…
y lloré, por que descubrí, tras los pétalos caducos de tu leyenda, la humillación y la tristeza, las sonrisas y la esperanza, la felicidad y la alegría.



Soñé…
que tus manos se acercaron a las mías, buscando ser guiadas, acabando con tu sensación de rea en un mundo irresponsable, deseando ser la causa de mis alegrías.

Soñé…
que mis caricias calaban en tu piel, enjugaban tus lágrimas y estas quedaban en mi regazo, siendo prisioneras de mis secretos; quedando en el baúl de nuestro olvido.

Soñé… 
que la desazón dejaba de perseguir tu alma y tu cuerpo de sirena, que palidecía como las marchitas hojas de una flor negra para no volver; que tu alegría revoloteaba como luciérnaga ya emparejada con su Amor.

Soñé…
que mi cautiverio era real, que mis penas se disipaban y los brotes amargos, aunque aún dejaban el sabor agrio en el paladar, se desvanecía en el pensamiento, poco a poco, mientras tus manos me acariciaban el alma.

Soñé…
que me acurrucaba entre tus brazos, me sujetabas con rigor mientras sentía el latir de un pecho, renovado y placentero, que saciaba mi sed de ternura, la que una sola mujer, en toda su expresión puede conseguir.

Soñé…
que no quería despertar, despertar de ese sueño tan seductor donde, tus señuelos me invitaban a amarte más allá de lo sensato, a desearte más allá de lo valiente, a conquistar tu alma sin cobardía y con el estandarte de una lealtad.


Soñé…

que mi garganta despilfarraba sonidos de agradecimientos por haberte conocido, que mis palabras permanecían mudas en un rizo de perplejidades, que mi mente se despejó con un guiño de tu párpado, que tus pupilas tatuaron en mi piel el placer de querer y que mi tez se enrojeció con el color de un pétalo, imperecedero y ardiente, rojo en flor: eterna vida de contemplación.



Soñé…
que tus labios me acariciaban la boca, que se fundían con mi esencia y que daban paso al halo de la felicidad, al oxígeno de la vida, a la sustancia del éxtasis de la existencia, a la eyaculación de un placer infinito que moldeaban, como el alfarero con el barro, nuestros cuerpos en un solo ser.


Juanjo Sánchez 
©
1 de febrero, 2016
All rigths reserved